Cómo colocar la iluminación en el cultivo de interior

Cuando cultivamos marihuana en interior, una de nuestras preguntas más frecuentes está relacionada con la iluminación en el cultivo de interior y cuánta luz deben recibir las plantas. Como ya explicamos en artículos anteriores, es fundamental que el cannabis cuente con sus horas diarias de luz para que su desarrollo sea excelente.

En este post os explicamos cómo colocar las diferentes bombillas, así como la intensidad que deben tener las bombillas en nuestro cuarto de cultivo y los diferentes tipos de bombillas a utilizar.

colocar la iluminacion

 

Cuando hablamos de la intensidad de la bombilla, nos referimos a la energía que ésta emite. Cuánto más cerca esté nuestra planta de una fuente de luz, más vatios recibirá y mejor crecerá.

Eso sí, asegúrate de no acercarla demasiado al calor si no quieres acabar quemando tu cultivo.

Las plantas que reciben menos luz, no crecerán tanto.

Por ejemplo, una planta que esté a 60 centímetros de nuestra lámpara, recibirá la cuarta parte de luz que pueda recibir una planta que se encuentre a 30 centímetros.

La iluminación en el cultivo de interior. La intensidad de la luz

La intensidad que emite la luz se dobla a cada 15 centímetros que se acerca la lámpara a la planta.

Si la intensidad de la iluminación en el cultivo de interior es baja, las plantas se estirarán hacia la luz. Si la luz es más bien tenue, hará que nuestras plantas adquieran una forma delgada con ramas largas.

En estos casos, lo mejor que podemos hacer es intentar que la zona de cultivo cuente con una distribución uniforme de la luz.

Esto lo conseguimos utilizando reflectores. Estas pantallas dictan la distancia entre la lámpara y la planta y consiguen que toda nuestra zona de cultivo esté iluminada de manera homogénea y sin sombras.

¿Qué lámpara utilizar?

Durante el período de floración, una planta de maría adulta necesitará recibir 10.000 lúmenes aproximadamente.

Las bombillas de 600 watios son las que cuentan con más lúmenes por watio (150 lm/w) y pueden colocarse más cerca de la planta que las bombillas de mayor voltaje.

Es cierto que la bombilla de 400w produce menor número de lúmenes (unos 50.000) que una de 1.000w (unos 115.000), pero si se instala adecuadamente pueden ser más eficaces.

Por ejemplo, si instalamos tres bombillas de 400w en diferentes puntos, tendremos una distribución más uniforme que si colocamos una de 1.000w.

La ventaja de utilizar lámparas de menor voltaje es que puedes contar con más puntos de luz, la distribución de la iluminación es más uniforme y se pueden colocar más cerca de la planta.

colocar la iluminacion

Como vemos, hay lámparas de varios niveles de voltaje. Las de 1000w desaconsejamos utilizarla, a no ser que la altura del techo supere los tres metros. Esto es así porque emiten mucho calor y la luz se concentra en un solo punto.

Existen diversos tipos de lámparas para cultivar en interior, los tubos fluorescentes, las lámparas de vapor de mercurio, de vapor de sodio de alta presión (HPS) y de halogenuros metálicos (MH).

Las lámparas de halogenuros metálicos son más eficaces para el período de crecimiento. Pueden utilizarse para la floración, pero el resultado no será tan espectacular.

Las luces más apropiadas para la floración son las de vapor de sodio.

En espacios de cultivo pequeños (de 1m2) lo aconsejable es usar tubos fluorescentes para el período de crecimiento y una lámpara de vapor de sodio de alta presión de 250w para a floración.

Cómo distribuir las plantas

Ante todo, debemos asegurarnos que nuestras plantas no se toquen ni se solapen para que no se produzcan sombras y llegue bien la luz.

Cuando empiece la floración, dejaremos espacio entre ellas para que puedan ocupar todo el espacio. Si no lo hacemos, correremos el riesgo de que nuestras plantas no crezcan bien y aumente el riesgo de enmohecimiento.

Si estas cultivando plantas pequeñas, lo mejor es que las distribuyas en dos filas alternadas, para evitar que el espacio se pierda. Una vez comienzan a florecer, puedes podar lo que se encuentre a la sombra.

A la hora de distribuirlas, debemos tener en cuenta la distancia respecto a la iluminación. Si la distancia es muy grande las plantas se estirarán y no serán tan productivas. Si la distancia es muy corta, las plantas llegan a secarse y pueden quemarse.

La distancia entre la luz y la planta

colocar la iluminacion

Nos aseguraremos de que nuestras plantas cuenten con la suficiente luz y la aprovechen al máximo. Para ello, en esta tabla te exponemos la distancia idónea que debe haber entre la planta y la lámpara. una buena iluminación en el cultivo de interior es fundamental para conseguir un buen resultado.

Esto puede variar en función del período en el que se encuentre la planta.

 

Tipo de iluminación Distancia planta-luz
Tubo fluorescente 5-10 cm
Lámpara de ahorro energético 10-15 cm
MH 250w 20-30 cm
MH 400w 30-40 cm
Vapor de sodio 250w 20-30 cm
Vapor de sodio 400w 30-40 cm
Vapor de sodio 600w 50-60 cm

 

La lámpara según los metros de mi cultivo

Según la medida de nuestra área de trabajo podremos utilizar una bombilla de vapor de sodio de mayor o menor voltaje en la iluminación en el cuarto de cultivo.

Lámpara de vapor de sodio Superficie
250w 100 x 50 cm
400w 100 x 100 cm
600w 130 x 130 cm

 

Por | 2017-04-06T12:35:31+00:00 agosto 31st, 2016|BLOG|0 Comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies