Si quieres cultivar marihuana dentro de tu casa, es el momento de que te plantees aprender bien cómo cultivar marihuana en un armario. La mejor forma de hacerlo y no morir en el intento es optar por los armarios de cultivo.

Como cultivar marihuana en un armario

El cultivo de marihuana en armario de cultivo es una solución muy habitual. Los armarios son fáciles de esconder, muy discretos, y además no requieren ni obras ni acondicionar ningún espacio. Están ya específicamente diseñados para sus funciones.

Los armarios de cultivo de cannabis solucionan también muchos problemas de espacio para cultivar marihuana, ya que permiten controlar humedad y temperatura sin grandes ventiladores o extractores humidificadores. Te proporcionan asimismo un gran ahorro de dinero, además de que te permiten ganar espacio.

Al no escaparse la luz, permiten aprovechar mejor la energía para optimizar al máximo la factura eléctrica. Por este motivo, la inversión en estos equipos suele ser bastante provechosa, aunque se necesitan más cosas, que pueden ser solucionadas con algunos kits de cultivo.

¿Cómo cultivar marihuana en un armario?

Además de contar con un buen armario de cultivo y el equipamiento adecuado, y unas buenas semillas de marihuana, es necesario que conozcas las condiciones de cultivo y cómo hacerlo.

Iluminacion en cultivo de marihuana en armarios

La iluminación del cultivo es clave para obtener buenos resultados, por lo que se requiere las luces y potencia adecuadas para el armario. Además, se deben fijar las horas de luz y oscuridad diarias que se deben utilizar.

También debes valorar la humedad y temperatura en el armario para un desarrollo correcto de tus plantas de marihuana, monitorizando los valores cada día. La temperatura no ha de bajar de los 17 ni superar los 31 grados. La higrometría debe ser entre un 40 y un 60%, aunque en ocasiones puede superar el 80%.

Una vez listo el armario, sistema de ventilación y equipo de iluminación es momento de cultivar. Para ello, se escoge la variedad de marihuana deseada y se alimenta con el sustrato y fertilizante que corresponda.

Tras germinar las semillas, se pueden poner en el armario de la manera más adecuada posible. Tras 5 días en macetas pequeñas, se pueden pasar a otras más grandes. Debemos también abonarlas y hacer un correcto mantenimiento para que nazcan sanas. Hay que saber también cuál es el momento preciso para cortarlas y prepararlas.

Saber cómo cultivar marihuana en un armario es mucho más fácil y efectivo de lo que puede parecer, aunque requiere cierto tiempo hasta que te habitúas y lo haces bien.