En esta nueva entrada, evidenciamos uno de los efectos¬†terap√©uticos¬†m√°s importantes del Cannabis. Detr√°s de varios estudios, se ha descubierto que el compuesto psicoactivo del Cannabis, m√°s concretamente el tetrahidrocarbocannabinol (THC) posee una probada eficacia en el tratamiento de enfermedades inmunes. Esta sustancia org√°nica es responsable de los efectos de relajaci√≥n y analgesia, alteraci√≥n de los sentidos visuales, auditivos y olfativos y estimulante del apetito, lo que ha provocado durante muchos a√Īos el consumo de Cannabis haya sido cuestionado. Sin embargo, en otro contexto muy diferente empiezan a verse evidencias que demuestras que el Cannabis podr√≠a ser algo m√°s: un agente terap√©utico contra las c√©lulas tumorales.

Efectos terapéuticos del componente psicoactivos del cannabis

No obstante, sin excederse en su consumo, el THC proporcionar√≠a importantes efectos farmacol√≥gicos, que incluso pasar√≠an por¬†frenar el mort√≠fero crecimiento tumoral caracter√≠stico del c√°ncer, tal y como se√Īala una nueva investigaci√≥n.Las propiedades anticancer√≠genas del THC, el principal cannabinoide de los m√°s de 60 presentes en la controvertida planta, ya hab√≠an sido observadas por investigaciones previas. El trabajo colaborativo entre la Universidad de East Anglia y la Universidad Complutense de Madrid,¬†adem√°s de constatar este hecho, ha identificado los receptores cannabinoides de las c√©lulas implicados directamente en tales efectos antitumorales.El equipo de cient√≠ficos emple√≥ muestras de c√©lulas cancerosas humanas para inducir tumores en ratones y observar la respuesta de los receptores celulares ante la administraci√≥n de una dosis del compuesto psicoactivo. Los resultados revelaron que el efecto del THC se deb√≠a a la interacci√≥n conjunta de los receptores CB2 y GPR55, localizados en el cerebro y en el sistema linf√°tico. Todo este proceso desencadena¬†en las c√©lulas un proceso de autofagia, por el que ellas mismas digieren algunos de sus propios componentes, como las mitocondrias.¬†Finalmente,¬†esta autofagia provoca la muerte de la c√©lula tumoral¬†mediante una especie de suicidio programado llamado apoptosis. Los ratones del experimento, recibieron la misma dosis de cannabinoides sint√©ticos (suministrados por compa√Ī√≠as que lo fabrican de forma artificial) tanto en la zona del tumor como intraperitonealmente, es decir, con una inyecci√≥n bajo el abdomen. Y en ambos casos se logr√≥ una reducci√≥n de la masa tumoral; lo que significa que la acci√≥n del tetrahidrocanabinol puede obtenerse bien de manera local o sist√©mica, a trav√©s del torrente sangu√≠neo

Los cient√≠ficos, autores de este estudio recalcan la importancia de no medicarse ante tales resultados, puesto que el experimento se llevo a cabo en un entorno aislado y con una dosis muy precisa. ¬†Adem√°s seg√ļn afirman los cient√≠ficos: «que nadie piense que el cannabis va a combatir por s√≠ solo el c√°ncer cerebral» y ¬†«el futuro del c√°ncer pasa por terapias combinadas e individualizadas; no por una monoterapia».Aunque, en conclusi√≥n se espera que sea el primer paso hacia el desarrollo de un compuesto sint√©tico equivalente que pueda ser ingerido sin riesgo alguno.

Imagen: Célula tumoral tratada con THC.