Para de germinar semillas de marihuana simplemente necesitarás agua, calor y aire. Con estos tres elementos, puedes empezar a sembrar sin necesidad de administrarles hormonas. Las semillas tardan en germinar entre dos y siete días a una temperatura de entre 21-32ºC. Una temperatura superior supondría un daño para la germinación.

germinar semillas de marihuanaPara ponernos manos a la obra, primero dejaremos nuestras semillas a remojo en un vaso de agua. Con ello, nos aseguraremos de que se activa el desarrollo interno.

Es muy importante que le cambies el agua del vaso diariamente para que no les falte oxígeno y se pudran. En un par de días, observarás como la semilla ha brotado. Entonces será el momento de plantarlas.

Sin embargo, hay cultivadores que prefieren envolverlas en un poco de algodón hasta que brotan. Ambos métodos son recomendables.

De igual manera, cuando veamos que la punta blanca ha salido, cogeremos las semillas con mucho cuidado y las plantaremos.

 

¿Dónde plantamos las semillas germinadas?

Haremos agujeros en el sustrato y meteremos las semillas sin hacer mucha presión. Simplemente la cubriremos un poco con la tierra y ya estará lista.

Eso sí, nos aseguraremos de que la puntita blanca apunte hacia abajo y que la semilla no esté expuesta a corrientes de aire.

Mantendremos el sustrato húmedo en todo momento. A los 12 días observaremos cómo las pequeñas raíces empiezan a desarrollarse.

Cuando el brote haya germinado, lo trasladaremos a una maceta pequeña para semillas o a un cubo de enraizamiento. De igual manera, deberemos mantener el medio de cultivo siempre húmedo.

¿Debo suministrar aditivos a las semillas?

No. El agua corriente ya cuenta con todos los alimentos necesarios que requieren las semillas para germinar.

Luz y agua para germinar semillas de marihuana

Cuando hayamos plantado las semillas, las colocaremos debajo de una lámpara DAI. Como el calor hace que se seque la tierra, regaremos el cultivo con más frecuencia.

germinar semillas de marihuanaLa falta y el exceso de riego pueden jugar en nuestra contra. Por ello, mantendremos la tierra húmeda, sin llegar a empaparse.

Cuando observes que la tierra se seca, es el momento de regarla. Puedes usar un pulverizador para mojar el sustrato, así evitaras que la tierra no se mueva demasiado y pueda sacar la semillas al exterior.

Muchos cultivadores optan por colocar alfombrillas térmicas debajo del cultivo para que la germinación sea más rápida. Si te decantas por ello, ten en cuenta que la temperatura no debe superar los 29ºC y, sobre todo, que deberás regar más veces.

En cualquier caso, piensa que al principio, las raíces son muy débiles para absorber el agua. Así que no nos pasemos.