Como todos sabéis, la planta de marihuana es una de las plantas más vigorosas que existen en el mundo. Crece tan rápido que puede observarse a la vista. No obstante, para que su crecimiento sea el adecuado, se requiere de una serie de condiciones básicas.

En este post os vamos a enumerar y explicar cuáles son estas condiciones a tener en cuenta para que la planta de marihuana crezca sin ningún tipo de problema.

Recursos

En términos generales, el cannabis, como cualquier otra planta, requiere de suficiente luz, carbono, hidrógeno y oxígeno, temperatura suave, agua, sustrato aireado y una serie de nutrientes.

Teniendo en cuenta esta serie de factores, toda planta tendrá lo necesario para sobrevivir y desarrollarse. Sin embargo, si descuidas alguno de estos factores, la planta no crecerá.

Además, es muy importante suministrar cada elemento sin sobrepasarse ni quedarse corto.

Al cultivar en exterior, la naturaleza es la encargada de aportar todo lo necesario a la planta. No obstante, al cultivar en interior, es el autocultivador quien debe ajustar y medir cada elemento para que no le falte de nada a las plantas.

Si esto último se consigue, la planta contará con las condiciones óptimas para poder vivir.

 

La planta de marihuana: condiciones óptimas

planta-de-marihuanaLa luz

Al cultivar en interior, es importante contar con un buen sistema de iluminación para el crecimiento de las plantas.

Las plantas de cannabis necesitarán de luz para absorber CO2. Como en cultivo de interior no contamos con la iluminación del sol, es la bombilla de vapor de sodio la que lo sustituye.

Si no contamos con la suficiente luz, las plantas no crecerán y se estirarán sin formar las hojas.

 

CO2 y oxígeno

El CO2 y el oxígeno están presentes en el aire y son necesarios para crear el proceso de fotosíntesis. En interior, su aporte al cultivo se realiza a través de un sistema de ventiladores de entrada y salida y circulación.

El aire se renueva mediante los ventiladores conectados a un canal de extracción.

Esta instalación también se hace para regular la temperatura y el nivel de humedad en el ambiente.

Es importante que se den estas dos condiciones en nuestro espacio de cultivo, ya que sin CO2, la fotosíntesis no se produce. Sin fotosíntesis, la planta no crece.

 

Agua

La calidad del agua es uno de los factores más importantes para cultivar. No tiene que ser ni demasiado dura ni debe contar con metales pesados o sustancias tóxicas.

El agua sirve como hilo conductor de los nutrientes dentro de la planta de marihuana. Junto al CO2, es el alimento de la planta.

En cultivo de interior, el cultivador debe regar manualmente la planta o instalar un sistema de autoriego.

 

El sustrato de cultivo

Para que las plantas se desarrollen perfectamente, el oxígeno tiene que alcanzar también las raíces.

Para ello, lo fundamental es que el sustrato esté bien aireado. Tanto si trabajas en tierra como en sistema hidropónico.

Sin una buena ventilación, aumenta la formación de moho.

 

planta de marihuanaLos nutrientes

Los nutrientes se pueden suministrar de diferentes maneras. Bien mediante fertilizantes añadidos a la tierra, lenta y paulatinamente, o rápidamente a través de fertilizantes disueltos en agua de riego. Si se trabaja en hidropónico, se puede realizar por vía nutritiva.

Las plantas también pueden alimentarse pulverizando las hojas con nutrientes.

Existen dos categorías de nutrientes: los primarios y los secundarios.

Nutrientes primarios (macronutrientes):

  • Nitrógeno (N), Fósforo (P), Potasio (K), Calcio (Ca), Azufre (S) y Magnesio (Mg). Estos son esenciales para el desarrollo de las plantas de marihuana. El cannabis los necesita en cantidades altas.

 

Nutrientes segundarios (micronutrientes):

  • Hierro (Fe), Boro (B), Mlibdeno (Mo), Magnesio (Mn), Cobre (Cu), Cloro (Cl), Cinc (Zn) y Cobalto (Co). Estos nutrientes también son necesarios, pero en menores cantidades que los anteriores.

 

La planta de marihuana: Condiciones ambientales

En cultivo de interior, la planta de cannabis debe contar con una serie de condiciones en el ambiente que deben cumplirse.

Por ejemplo, la humedad del aire tiene que estar entre el 50 y el 70%. Lo mismo pasa con la temperatura del aire, que no debe superar los 29º y debe estar por encima de los 15º.

La temperatura perfecta del suelo está entre los 23 y 24º. Si se cultiva en sistema hidropónico, la temperatura del agua tiene que estar entre los 18 y 21º.

Por último, el valor PH del suelo debe encontrarse entre 5,5 y 6,8. La absorción de los elementos nutritivos depende del valor PH. Para poder realizar una medición exacta, puedes emplear diversos aparatos de medición.