En Cogolandia, tu growshop online, somos amantes del cannabis y en nuestra página web encontrarás multitud de productos relacionados con su cultivo, así como artículos de coleccionista. Mucha gente conoce esta extraordinaria planta, pero es muy poca la que conoce su maravillosa historia.

 

La marihuana como uso medicinal

El origen de la planta medicinal data de muchos años atrás. En China se la conocía como hemp y existen indicios de que 6.000 años antes de Cristo ya era utilizada con fines medicinales, sobre todo para aliviar dolores. En otras zonas del mundo también existen indicios de estas prácticas medicinales ya en el año 2.737 anterior a Cristo. Aunque la marihuana y sus variedades han sido muy populares y utilizadas en distintas culturas a lo largo de toda la historia, tan solo algunas han aprovechado sus propiedades para uso medicinal. Muchas de ellas se centraron tan solo en las características físicas de la planta para generar aceites o fibras con una finalidad textil.

Es de creencia popular que el origen geográfico de la marihuana es precolombino, pero realmente no es así. El origen es asiático, de tierras ahora pertenecientes a China, Afganistán, India o Irán. Más tarde, llegó a Europa y a partir de ahí ya se extendió hacia el resto del mundo. Las sustancias químicas de la marihuana hacen que sea una planta excepcional para ser usada como medicamento pero el estigma que sufre por sus efectos psicoactivos provoca que en pocos lugares sus extraordinarias propiedades medicinales sean consideradas y puestas en valor. Actualmente, solo en algunos lugares como en Canadá o en ciertos estados estadounidenses como Washington, Oregón o Nevada, entre otros, es utilizada para paliar los dolores y náuseas provocadas por el tratamiento de la quimioterapia o también para aliviar las consecuencias de una etapa avanzada de SIDA. En otros lugares del mundo como en Thailandia sus propiedades químicas sirven de analgésico y sedante.

Los beneficios de un uso sanitario del cannabis tienen evidencia científica demostrada en multitud de estudios durante décadas. Afortunadamente, existe una fuerte corriente que reclama la utilización de esta planta en el área de la medicina. De este modo, el estigma que soporta como estupefaciente no tendría como consecuencia que se dejara de utilizar de manera medicinal, ya que debemos recordar que se trata de uno de los medicamentos naturales más potentes del mundo.