Actualmente, muchos cultivadores prefieren comprar semilla feminizada para no jugársela con el sexo de la planta de marihuana y saber de antemano que saldrá hembra. Sin embargo, y aunque mucha gente lo desconozca, existen ciertos factores externos a la semilla que pueden influir en la sexualidad de nuestra planta, pudiéndola convertir en macho o incluso en hermafrodita. Es decir, hay ocasiones en las que una semilla feminizada sale macho.

Entonces, ¿el sexo de las plantas no está predeterminado cuando compro semillas feminizadas?

Sí. Al comprar nuestras semillas feminizadas, obtienes un 100% de garantía. Este tipo de semillas vienen con ciertos elementos tratados para que, en situaciones óptimas, den el resultado que esperamos, pero si no se cumplen estas condiciones, podemos tener un resultado no deseado.

¿Cuáles son estos factores externos que debo tener en cuenta?

Primero que todo, debemos saber que existen diferentes tipos de abonos. Dependiendo del sexo que quieres que desarrolle, podemos usar uno u otro.

El nitrógeno es el elemento más influyente si queremos que nuestras plantas sean hembras. Por ello, a mayor proporción de nitrógeno en el abono, más posibilidades tendremos que sea hembra.

Factores por los que una semilla feminizada puede salir macho

Por su parte, si queremos que salgan machos, optaremos por el potasio, pues cuánto más potasio haya, más fácil será que brote una planta macho.

semilla feminizada sale macho

La luz

Así es, la iluminación es otro de los factores más importantes a tener en cuenta, tanto su calidad como su cantidad, pues influirá mucho a la hora de definir el sexo de nuestra planta.

Para ello, debemos tener en cuenta que si utilizamos focos de luz blanca, ayudará a que nuestra semilla feminizada tenga el resultado que deseamos. Es decir, a mayor luz fría, más posibilidades tendremos que nos salga hembra. Por ejemplo, esta bombilla sería perfecta.

Por el contrario, si empleamos luces más rojizas  (como esta lámpara), habrá más probabilidades de que broten machos.

semilla feminizada sale macho

Otros factores

La humedad, cuando es más alta, beneficia a que nuestra planta se desarrolle como hembra. A menos humedad, más posibilidades de que germinen machos.

Lo mismo pasa con la temperatura, pues cuando es baja, será mucho mejor si queremos una hembra. Sin embargo, nuestra planta será macho si hay mucho calor en el ambiente.

Nuestro consejo es que no estreséis a las plantas, pues esto también influye mucho en su desarrollo. Si no queréis sorpresas, mejor tener unas condiciones estables de cultivo.

En conclusión, si queremos tener hembras, lo mejor es no estresar a nuestras plantas, adecuando la zona con luz fría, a baja temperatura, teniendo en cuenta unos niveles altos de humedad y abonos con nitrógeno.

Siguendo estos sencillos pasos, aseguramos que la semilla feminizada sale macho.